La danza del pasado | Traveling

(3)comments

Cuando organicé este día creo que nunca pensé realmente en lo que iba a hacer, lo que iba a ver o a dónde iba a ir. Empezó como un viaje de obligación y torciendo la nariz y acabó convirtiéndose en la travesía de una mujer a través de los recuerdos (dulces, aventureros, simples) de una niña. No sé si lo que más me gustó fue no saberlo o volver a vivir todo eso. En cualquier caso me robó el corazón, e hizo que me enamorara un poco más de la tierra, el cielo, el frío y el sol, de las montañas... Sobre todo de las montañas. Como fiel seguidora de El Señor de los Anillos era un viaje completamente nuevo para mí bajo su influencia. El camino ya conocido, pisado y explorado hasta la saciedad de la corta edad se convierte en algo completamente nuevo. Quizá sea el metro de más, o las piernas un poco más largas pero de pronto llegas a sitios a los que nunca pudiste acceder y ves cosas desde otras perspectivas que nunca te paraste a mirar.