Artist of reality.

(1)comments


Hello little deers! Así es como he querido llamar a la sesión improvisada que tuvimos hace un par de días Guille y yo. Todo empezó como un paseo por el Retiro para aprovechar el verano y acabó saliéndoseme de las manos y haciendo una sesión y me encantó. Sobre todo quise integrar el elemento humano en el entorno porque es una práctica que no domino y que sin embargo me alucina y esto fue lo que salió. Creo que todavía tengo muchísimo por aprender, pero me alucinó hacerlas. Que nos rodease el verde no fue algo que me encantase, la verdad, así que decidí darle esos toques mágicos de un Otoño suspendido entre dos tiempos. Fue lo que me hizo pensar en cambiar la realidad de las cosas a voluntad de esta forma tan artística. Creo que tanto las fotografías, el momento, el título y la intención nacieron solos. No fui yo quien disparó ese día entre los caminos en penumbra del Retiro fue... algo más.
Así pues sin más dilación espero que os gusten al menos un poquito de lo que me gustan a mí.
With love.

El camino del artista | Recomendación para artistas... o que quieren serlo.

(1)comments

Hello little deers! Con el inicio del nuevo curso que estoy estudiando me ha llegado una especie de lluvia taaaaan necesitada en la tierra seca y cuarteada que era mi creatividad. No es un secreto y os lo he contado en varias ocasiones del bloqueo emocional y creativo que tengo con respecto a la fotografía, diseño, dibujo, creación... En cualquier ámbito, en realidad. Un bloqueo que estaba matándome poquito a poco y que ha conseguido hacer de mí una tristísima quimera de lo que era yo afectándome de forma seria a mi vida diaria.

Así pues cuando mi profesora (¡Gracias, Sandra!) de pronto una mañana nos recomendó el libro de Julia Cameron casi me caí de la silla... Y me pareció irreal. Este libro está pensado para todas aquellas personas que se han ido alejando de su yo creativo con el paso del tiempo, da igual el motivo o el tiempo que hayas estado en tierra ácida; este libro es para ti. Y no solo eso, ¡incluso es para esa gente que siempre ha soñado con ser creativo y no ha visto el modo o se ha atrevido! O incluso que no lo creía posible.

Es una especie de programa de doce pasos a lo alcohólicos anónimos en la que te plantean retos, reflexiones y trabajos que estimulan esa parte de nosotros mismos. Escritores, dibujantes, fotógrafos, pintores... Da igual el campo, éste ha resultado ser un libro de culto incluso en escuelas para fomentar todo tipo de creatividad.

Así que si te pasa como a mí y estás ahogado en este bloqueo o quieres desarrollar algún área artística... ni lo dudes. Es magia.

With love,





London trip 2015 by Deersiree

(0)comments

Cuando compré los billetes a Londres no me había hecho a la idea de que iba a ir a Londres. Suena estúpido decirlo, pero es que algo de eso tiene. Mi prima llevaba viviendo allí casi un año y hacía por lo menos medio que no la veía. En una situación de caos, de malas y complicadas emociones e inestabilidad general pensé que alejarme de Madrid y de lo que ella conllevaba era una buena idea, así que no lo dudé y compré el billete a un precio casi ridículo con una emoción desproporcionadamente grande en comparación. A pesar de que la situación en mi vida mejoró considerablemente en las semanas posteriores no dudé en coger ese avión y volar y olvidarme de lo que dejaba atrás para conocer ese gran desconocido para mí que era Inglaterra. Pese a que he visto miles de fotografías y he escuchado otras cientos de historias no lo tenía asumido y tampoco iba con una idea clara en la cabeza de lo que iba a encontrarme... Y eso, creo, fue lo que hizo que me resultase mucho más brillante, emocionante y único. No era un destino que yo considerase especialmente atractivo pero lo mismo me pasó con Amsterdam y... salí igualmente enamorada.


Ori and the Blind Forest.

(0)comments

Tras terminar el videojuego Ori and the Blind Forest me encantaría decir qué me ha parecido. Ante todo no soy crítica de videojuegos ni tengo la basta experiencia que tienen otros jugadores, por eso no es más que una humilde opinión ante mi experiencia de juego... Así que, sin más, ¡bienvenidos a la historia de Ori y Sein!


Ori es una aventura en 2D de plataformas y con un sistema de juego popularmente conocido como metroidvania. Y es una alegría que vuelvan a hacer juegos en 2D tan bonitos como el de Ori. Durante las horas de juego que han sido alrededor de 9 porque, y voy a reconocerlo, soy una torpe, no ha parado de venirme a la mente la referencia de CLÍMAX VISUAL para describir este juego. Es mágico, es colorido, es maravilloso.

Es obvia la influencia de la animación japonesa de Estudio Ghibli y no es ningún secreto, ellos mismos lo reconocieron y han sabido coger lo mejor para traerlo al videojuego... Resulta evocador e inmersivo porque no solo estamos disfrutando de la estética de la animación, los colores vibrantes, la iluminación narrativa, el lenguaje visual tan característico de este tipo de animación, la increíble banda sonora, la sensibilidad y el lenguaje secreto sin palabras... Si no que, por si fuera poco, somos partícipes de ello de forma interactiva (¡Bien! ¡Es un juego, Sherlock!) ¿Hay un punto más alto en esta montaña? Una parte del corazón me dice que no... Pero no es del todo cierto porque "Ori" tiene también su lado oscuro.



Ori and the Blind Forest cojea de una forma que me ha resultado dolorosa ante mis expectativas; ha conseguido sacarme del juego. La frustración, la sensación de imposibilidad, los cientos de intentos y no es broma... Cientos han hecho que me olvide de la historia, de Ori, de Sein (el hada que le acompaña) y del bosque para gruñir, llorar y patalear. Ha hecho que la historia y el juego se resuman a esa pantalla que no te consigues pasar... Y me sabe agridulce.

En general no es un juego en exceso difícil aunque si frustrante. El problema son sus niveles irregulares de dificultad puntuales que no están justificados y que entorpecen la historia que nos quieren contar. Y es ahí donde va mi punto negativo. La falta de diálogo o la poca animación no es problema alguno, lo que hay es suficiente para conocer a los personajes, entenderlos, quererlos y emocionarte con ellos.

Veo esto en retrospectiva porque en el momento de jugarlo se queda empañado por esa distancia que marca el juego con su jugabilidad... Pese a ser ágil y entretenido.



Creo que no volvería a jugarlo pero me alegro de haberlo hecho y el orgullo de haberlo pasado merece todavía más la pena (aunque tengo que dar las gracias a Blanco por su ayuda en la pantalla final, ¡Gracias!). Cuando todo pasa y se secan las lágrimas (de frustración, desesperación, de emoción) te das cuenta de lo mucho que lo has disfrutado y de que ha merecido la pena cada segundo.

Es precioso, sensible, sencillo, intenso y desafiante.

¿Que si lo recomendaría?
                   ¡POR SUPUESTO!
De hecho, ¿Cómo podría no hacerlo?

PD: Perdóname por los gritos y pataletas. Me han hecho mejor. Aunque debería haber tenido más paciencia... O menos mala leche. Gracias por aguantarlo.

Melanie | El despertar del arte.

(1)comments


El tiempo que hace de la última vez que me reconcilié con la cámara no lo sé y no voy a echar la vista atrás. La de promesas vacías que dejé por el camino de recuperarla, de volver, de tocarla y de mimarla, de emocionarme y de volver a fotografiar... No sé en que precipicio cayeron. Y la de excusas que me puse a mí misma para pasar otro día más de la misma forma, tampoco sé donde han corrido a esconderse pero, de estas últimas, me alegro lo imposible de que se hayan ido. De pronto entiendo a Atlas y su carga y me encantaría correr hacia él y sujetarle el mundo por un instante para que pudiera saber la liberación y la felicidad que supone el romper las cadenas.


The return of the chaos.

(1)comments


Hello little deers! Que me denomine a mí misma caos no es particularmente bueno aunque quizá tampoco malo. Es un aspecto de mí misma por la que consigo vivir los mejores y los peores momentos... Pero, en cualquier cosa, cualquiera que me conozca sabrá que es ampliamente reconocible el hecho así que no pretendo resistirme a él.

¡El caso es que he vuelto! He acabado por darme cuenta de que tengo muy asociado el blog a la fotografía y que sin ella no tengo tantas ganas de actualizar, ni la inspiración... Ni, presumiblemente, las palabras. Y eso es algo que me han vuelto hoy tras toquetear de nuevo mi cámara con el nuevo miembro de la familia, un prrrrecioso Sigma 35mm, de apertura 1.4 y serie ART. Es completamente ALUCINANTE la calidad de este objetivo. Desde su construcción, de metal, pesada, presente, estable, sólida, confiable hasta sus imágenes con una nitidez que quitan el hipo, una deformación de imagen incluso menor que el 50mm de Canon y un manejo del color que se aparten los pintores. ¡Qué descubrimiento!

La danza del pasado | Traveling

(3)comments

Cuando organicé este día creo que nunca pensé realmente en lo que iba a hacer, lo que iba a ver o a dónde iba a ir. Empezó como un viaje de obligación y torciendo la nariz y acabó convirtiéndose en la travesía de una mujer a través de los recuerdos (dulces, aventureros, simples) de una niña. No sé si lo que más me gustó fue no saberlo o volver a vivir todo eso. En cualquier caso me robó el corazón, e hizo que me enamorara un poco más de la tierra, el cielo, el frío y el sol, de las montañas... Sobre todo de las montañas. Como fiel seguidora de El Señor de los Anillos era un viaje completamente nuevo para mí bajo su influencia. El camino ya conocido, pisado y explorado hasta la saciedad de la corta edad se convierte en algo completamente nuevo. Quizá sea el metro de más, o las piernas un poco más largas pero de pronto llegas a sitios a los que nunca pudiste acceder y ves cosas desde otras perspectivas que nunca te paraste a mirar.