La música del silencio | Patrick Rothfuss

(5)comments

Hello, little deers!

La verdad es que estoy muy, muy feliz de que la entrada anterior tuviera tanta acogida. No solamente por el fotógrafo, si no también por la narración y eso es algo que me llenó mucho por dentro así que sobre todas las cosas y antes de entrar al turrón; GRACIAS.

(Chistes y expresiones Navideñas, horror donde los haya).

Hace tiempo postee una imagen en INSTAGRAM enseñando algo que me había traído Amazon... Y fue lo que ha resultado ser una joya en forma de literatura; La Música del Silencio, la historia de Auri, personaje de El Nombre del Viento cuyo autor es Patrick Rothfuss.



No creo que os tenga que hablar de Patrick a estas alturas de los tiempos, o eso espero. Eso espero porque se ha convertido en un graaaan autor de literatura fantástica dentro del panorama y, de verdad, ¿Quién no ha oído hablar de El Nombre del Viento? Levanten la mano y salgan por la puerta de atrás, que se han confundido de mundo.

El caso es que Patrick nos sorprendió hace poco con el anuncio de dos novelas cortas nuevas. El relato de Auri y el de Bast. Cuando lo escuché asomó una sonrisilla maliciosa por la comisura de la boca, casi sabionda ella. ¡Ajá! Pobrecita. Creí que sabríamos más de Auri, y de Bast. Que el misterio empezaría a disiparse, que manejaría información confidencial y clasificada de estos dos personajes tan desconocidos dentro de la trilogía. ¡Ay, ay, qué inocencia la mía! Al final siempre peco de lo mismo.

O quizá no. Quizá Patrick nos lo ha dado, pero no como esperábamos.
Que hayamos visto el mundo a través de Auri no quiere decir que la conozcamos más, pero tampoco que no la conozcamos. Significa que es un personaje complejo, tan delicado como un rayo de luz de luna y con un lenguaje tan secreto que tienes que olvidar todo lo que conoces para empezar a escucharla.
Y esto es lo que es el relato de Auri. La Subrealidad a través de sus ojos. Una música sin letra, pero letras sin sonido que no solo puedes escuchar y tocar si no que, además, puedes sentir y vivir. Es un libro lleno de sensaciones, de sutilidades, de detalles que en un principio pueden resultar nimios, sin sentido, pero que en realidad hablan más de esa niña que todo lo que hubiera podido decir Kvothe o el propio Rothfuss.


Tengo que confesar que al principio torcí la nariz. No entendía lo que tenía entre las manos... Probablemente por las ideas pre concebidas o porque jamás imaginé que un autor se atrevería a hacer una novela tan sumamente indie de un must en la literatura. Es por eso que recomiendo borrarse todas las ideas sobre lo que puede ser y lo que no de la cabeza (¡qué incongruencia, si os estoy dando una!) pero es lo mejor que podéis hacer, para disfrutarlo realmente desde el principio.



La historia narra siete días en la vida de Auri. Siete días de espera y tareas antes de que llegue Kvothe, porque ella sabe que va a llegar. Siete días de descubrimientos y de entender un poco más a esa pequeña ninfa de lo fantástico. Siete días asombrosos, siete días de frases y párrafos por los que pasas la vista despacio, sin hacer movimientos bruscos (no se vaya a asustar la pequeña Auri), sin perderte una letra o un ligero paso de pajarito de esos pequeños pies descalzos.

La verdad es que, ay, qué poco pretencioso es Patrick. Y cuán lejos llega. Es obvio, por el anexo del final, que no tenía ni idea de lo que estaba escribiendo. Tiene razón al tener miedo, al no querer publicarla pero también tiene razón al hacerlo. Es una novela para gente como nosotros. Gente que no necesita diálogos, ni que la trama avance. Que no necesite giros argumentales o grandes acontecimientos. Es un momento, un momento suspendido en el aire durante 90 maravillosas páginas.

Tengo que decir que no es una buena decisión, pero tampoco lo es mala. Mucha gente se lo comprará porque es Patrick y es Auri y esperan que sea Kvothe y se decepcionarán (aunque, todo hay que decirlo, Rothfuss nos ha dado una pequeña dosis de eso que esperábamos; enterarnos de algo importante de cara el tercer libro y aunque ligero, sutil y con cuidado pero nos lo ha dado) pero otros muchos valorarán todavía más a este autor que nos ha demostrado una y otra vez que tiene mucho que ofrecer a la literatura y a nuestras ansiosas cabecitas devoradoras de fantasía.

Así que si sois como yo que no os importa leer una canción muy larga, que os gustan las historias únicas en su género y que rompen con todo lo que nos han acostumbrado... No tengo que decirlo dos veces.

Tenéis que leerlo.

Ya.

Corred a la papelería más cercana, avisad a Amazon, Vale 12, 25€ en versión física, tapa dura y PRECIOSA, demonios.

Me despido diciendo que, si amáis la lírica, la música del silencio entre palabras escritas... No tenéis que dudarlo un momento.

PD: Realmente adoro a Auri y su obsesión porque las cosas sean como deben ser.



With love.


5 comentarios:

  1. Hay tantas cosas interesantes para leer que es difícil saber por dónde empezar. Yo ahora me estoy "dejando llevar" por libros divulgativos porque me encuentro en época autodidacta :p
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Que buena propuesta !! tomaré nota y compra ! jejeje
    con tu permiso me quedo y te sigo vía GFC.


    Iván
    http://www.thetrendysurfer.com/

    ResponderEliminar
  3. Conozco la figura de Patrick pero admito sin que me peguen que todavía no he leído el Nombre del Viento, pero que es una de mis lecturas obligatorias para el 2015 porque realmente me atrae un montón (aunque el grosor asusta un poquito hehehe).

    Un besazo, reina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez te metes bajo el boli de Patrick, te olvidas de cuántas páginas tiene el libro. Se te va a hacer cortas, puedes creerme. El tema es que te dejes llevar porque entonces es cuando más vas a disfrutar a este autor. Está muy muy recomendadísimo (en cuanto a tu tardanza para conocerlo... Diremos que mejor, porque así tendrás que esperar menos para la tercera parte, jajaja).

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Gracias deersiree !!

    Es una delicia el personaje; aunque me siento un poco avergonzado de entrar en su mundo sin su permiso.

    Creo que le pediré permiso a Auri en sueños para que me deje seguir adentrándome en la subrealidad.

    Hay que hacer las cosas bien !!

    Saludos,
    Alfredo.

    ResponderEliminar