La música del silencio | Patrick Rothfuss

(5)comments

Hello, little deers!

La verdad es que estoy muy, muy feliz de que la entrada anterior tuviera tanta acogida. No solamente por el fotógrafo, si no también por la narración y eso es algo que me llenó mucho por dentro así que sobre todas las cosas y antes de entrar al turrón; GRACIAS.

(Chistes y expresiones Navideñas, horror donde los haya).

Hace tiempo postee una imagen en INSTAGRAM enseñando algo que me había traído Amazon... Y fue lo que ha resultado ser una joya en forma de literatura; La Música del Silencio, la historia de Auri, personaje de El Nombre del Viento cuyo autor es Patrick Rothfuss.



No creo que os tenga que hablar de Patrick a estas alturas de los tiempos, o eso espero. Eso espero porque se ha convertido en un graaaan autor de literatura fantástica dentro del panorama y, de verdad, ¿Quién no ha oído hablar de El Nombre del Viento? Levanten la mano y salgan por la puerta de atrás, que se han confundido de mundo.

El caso es que Patrick nos sorprendió hace poco con el anuncio de dos novelas cortas nuevas. El relato de Auri y el de Bast. Cuando lo escuché asomó una sonrisilla maliciosa por la comisura de la boca, casi sabionda ella. ¡Ajá! Pobrecita. Creí que sabríamos más de Auri, y de Bast. Que el misterio empezaría a disiparse, que manejaría información confidencial y clasificada de estos dos personajes tan desconocidos dentro de la trilogía. ¡Ay, ay, qué inocencia la mía! Al final siempre peco de lo mismo.

O quizá no. Quizá Patrick nos lo ha dado, pero no como esperábamos.
Que hayamos visto el mundo a través de Auri no quiere decir que la conozcamos más, pero tampoco que no la conozcamos. Significa que es un personaje complejo, tan delicado como un rayo de luz de luna y con un lenguaje tan secreto que tienes que olvidar todo lo que conoces para empezar a escucharla.
Y esto es lo que es el relato de Auri. La Subrealidad a través de sus ojos. Una música sin letra, pero letras sin sonido que no solo puedes escuchar y tocar si no que, además, puedes sentir y vivir. Es un libro lleno de sensaciones, de sutilidades, de detalles que en un principio pueden resultar nimios, sin sentido, pero que en realidad hablan más de esa niña que todo lo que hubiera podido decir Kvothe o el propio Rothfuss.