Naked Palette | Original, 2 & 3 from Aliexpress (fake)

(10)comments


A veces me planteo si las cualidades femeninas son un castigo divino o es que nos gustamos así, con complejo de mártir. De pronto, sin comerlo ni beberlo se te despierta el chip del coqueteo... Vamos, que te despiertas coqueta. (¿A alguien más le parece que esa palabra es horrible? En serio, castellano, ¿no tienes un solo sinónimo aceptable? Acabo de buscarlos en google y qué demonios... frívola, casquivana, presumida, vanidosa, provocadora. No comentemos. Quedémonos con coqueta). Y cuando abres los ojos respirando tal sentimiento, entras en una compleja y peligrosa espiral que, de un modo u otro, probablemente te lleve al maquillaje. Tampoco hace falta maquillarse demasiado, que nos disfracemos o no nos reconozcamos delante del espejo. Vale con querer sacarse partido y, bueno, de un modo u otro como en cualquier otro ámbito, acabamos llegando a los grandes de entre los grandes, a las sombras entre las sombras. A Urban Decay y sus paletas Naked

Decir ante todo que soy manca en muchos ámbitos y el del maquillaje es uno de ellos. Apenas tengo experiencia y me dedico mucho a practicar a base de ensayo y error y a entender mis facciones y cómo demonios puedo tratarlas. Hasta hace apenas unos meses, solamente utilizaba eye-liner, rimmel y pintalabios. Y ahora he sumado las sombras al repertorio, por lo que ante todo decir que es mi humilde opinión y que si os puede ayudar en algo, estaré más que encantada.



¡Reseña! | El Invierno del Mundo

(1)comments


No soy lectora de libro digital. ¡Por fin lo he dicho, maldición! Tras un año y medio de intentar convencerme a mí misma leyendo libros gratuitos en el iPad (gratuitos por... pues por piratas, sí, ¡también tengo que reconocerlo! Assdfhdsadsa grrrrrr) mi yo lector ha estallado al tener entre sus manos la última adquisición lectora, la segunda parte de la trilogía The Century, de Ken Follett.

Confieso que intenté leerme este libro (de forma digital, sí) varias veces y no conseguí pasar de las 10 páginas de una u otra forma. Tenía que releerlo una y otra vez para entender lo que me estaban diciendo... Una clara señal de que había llegado el fin de la etapa digital. Apenas me había leído ocho libros en un año y medio. Bueno, quizá un poco más. Pongamos doce. Doce libros en un año y medio es un dolor en mi corazón que no se va y que se agrava cada vez que lo pienso. Y no solo eso, apenas recuerdo lo que leí. Es un fenómeno extraño y terrorífico del que por fortuna (¡Gracias, mamá!) he conseguido salir. 

Digo gracias mamá porque fue ella quien me compró este libro, tras varios comentarios míos. Es la edición DEBOLS!LLO y su precio es de 10,95 € más que razonable para un total de 975 paginas. De páginas finas y peso ligero, he de decir que vivo abrazada a él por dos motivos. Bueno, diría que tres. Uno, me ha devuelto el amor por la lectura. Dos, voy a decirlo de forma simple; me ha en-can-ta-do. Y tres, es Ken Follett, por el amor de dios. ¡KEN FOLLETT!

Pues bien, quizá por este hecho en mi vida este libro esté impregnado de una subjetividad fuerte y poderosa que me lleva a verlo de una manera poco objetiva pero en cualquier caso quiero dar mi opinión sobre esta saga y en concreto, sobre este libro.