just a letter, for u

(3)comments

"Creo que en eso se puede resumir todo este tiempo en el que no has sabido nada de mí. Una gran y enorme sonrisa dedicada a cada segundo que ha pasado rozándome, quemándome o amándome.
Quiero que lo entiendas; no ha sido tu ausencia la que me ha hecho ser así aunque sin ella jamás hubiera llegado hasta donde he llegado. A las mismísimas puertas de una batalla que es inminente luchar. Por suerte y supongo que te alegrará saberlo, a mi lado luchan los caballeros con los que nadie podría soñar.
No hace falta que me avises, cariño, lo sé. Algunos me traicionarán, otros abandonarán y unos pocos me seguirán al fin del mundo.
No me importa lo que ocurra, no me importa cómo, cuando ni si quiera por qué. Lo que me importa es ahora, y quiero que, por lo menos hoy y ahora, sepas un poco más de mí.

Hace bastante tiempo te dejé atrás. Fuiste un punto clave en mi vida pero no te lo agradeceré porque todo podría haber salido horriblemente mal. Y desde luego no fuiste tú quien me ayudó a lograr todo lo contrario. Aunque, ahora que lo pienso, quizá si.
Recuerdo que desde el primer momento, el primer día de Septiembre el aire olía distinto y me sentía más libre. Desde el primer mes, estaba saliendo de nuevo y olvidándome de tí y de que me dolía respirar si pensaba en tí. Desde las primeras personas que transformaron mi vida en ese momento, hasta hoy, he seguido un camino que no podrías tomar ni aunque tratases de buscar en qué momento me fuí.
Supongo que lo llevaba dentro, que todo lo que viví me hizo ser como era y nunca estarías a la altura de verlo, ni quererlo. Ni si quiera intentar seguirlo.
Esas personas me encontraron y me enseñaron una pequeña parte de lo que podía llegar a ser. Sin pretenderlo, sin quererlo, solo hablándome, compartiendo su vida conmigo, acercándonos, entrelazando vidas.
Y así es como empecé a convertirme en lo que soy. Una mujer, fotógrafa, salvaje, cariñosa, dura, fiera, valiente, arrogante, reflexiva, amante de la fiesta, de la vida, pasional, impaciente, a veces algo egoista, sentimental, diosa de noche y chica de día, que sigue soñando, luchadora, emprendedora... Pero sobre todo, y esto sí que me lo enseñaste tú, luchadora.

Me he dado cuenta de que lucho por vivir cada día porque para mí cada segundo cuenta. Cada latido del corazón va dirigido a esas personas que hacen que hoy día lata de esa manera en la que, si pones tu oído cerca suene como una tormenta de verano. Imposible de parar.
Te voy a contar quienes son, cariño, para que sepas un poco más de ellos y puedas darles las gracias algún día.
Sobre todo, mi madre, la grandísima mujer que pelea porque la vida me sonría y yo la sonría con más fuerza, la que me aguanta absolutamente todo, me hace mejor y cada día me recuerda que puedo llegar a ser lo que quiera y quien quiera.
Toda mi maravillosa familia, porque siempre me abrazan, me besan, lloran por mis errores y rien con mis logros.
Sara, mi prima, mi hermana, que aunque pase meses sin hablar con ella, cada vez que la veo me doy cuenta de lo muchísimo que nos une y que mataría por ella.
Sandra, mi pequeña fénix. Bajo todas las circunstancias. Ella, tan increíblemente preciosa.
"KayAnnie", la pelirroja de los ojos imposibles que tanto adoro.
La pequeña y frágil Alba, tan luchadora y tan silenciosa a veces, tan incondicional.
Juls, mi ídolo respecto a tántas cosas.
Dani, el chico con el que paso tantas noches y comparto tantos momentos. Una de las personas que más me hacen reir en el mundo y me recuerdan que no todo es tan dificil como parece. Una de esas personas por las que siento la necesidad de proteger, ante cualquier cosa.
Azucena, una chica que ha cambiado mi vida desde el principio y que, estoy segura, seguirá haciéndolo.
Mi diosa Paula, a la que cada vez que veo me arrodillo ante ella, y no hay muestra más grande que el decir "estoy a tus pies" en todo. Una mujer (con todas las letras y en mayúsculas) que no ha dejado de maravillarme ni un solo momento desde que la conocí, que me ha aportado tanto, que me ha enseñado lo salvaje de la vida y que seguirá haciéndolo, lo sé. Porque es quien me hace bailar hasta que se hace de día.
Mi hermano Javier, por quien siento más admiración de la que nunca podré expresar, orgullo y cariño. Porque cada vez que hablo con él, comparto un momento, una noche, siento que mi vida ha tenido un sentido inabarcable. Es él con quien iría a cualquier parte sin dudarlo ni un segundo. Con el he llegado más lejos de lo que habría pensado, me ha enseñado una forma de vivir que me llena.
Y Alberto, Alberto.The god amongst men. La persona que rompió todos mis esquemas, ese huracán que transforma toda una vida sin posibilidad de dar la vuelta, el fuego de la vida, el empujón siempre hacia delante. Aunque pasases mil días con él jamás podrías parar de mirarle y quedarte solo quieto, observando cómo alguien tan mortal puede albergar dentro de él tanto por lo que merece la pena reir, llorar, amar, caer, sufrir, enfadarse, maravillarse, orgullecerse, maravillarse, sorprenderse, morir... pero sobre todas las cosas, vivir.

Hay tantas cosas que configuran una vida que no es posible pensar en ellas en este instante.

Sé que desde hace poco he vuelto a cambiar y sé que seguiré haciéndolo mientras me quede camino que recorrer. Sé que a veces se hace dificil estar a mi lado y tú lo sabes mejor que nadie, supongo. A veces abandono o hiero, pero todos los que están en mi vida saben que mi corazón y mi lealtad está con ellos.

No se puede apresar lo que es libre, y ellos, y yo, y tú lo sabemos.

Tengo suerte al haber encontrado una vida perfecta para mí.

Y, a partir de mañana, mi vida vuelve a cambiar.

Quizá nunca estés ahí para verlo, pero algún día volveré a contártelo. A partir de mañana doy un salto al vacío y no espero que nadie esté ahí para recogerme; quiero volar, como siempre he dicho que podía.

Deseame suerte, yo lo hago.

With love, D.




it's coming

(0)comments

2011
Childhood
Cuando empecé el viaje Into the wild. Un viaje sin retorno, sin mirada atrás. Cuando empecé a descubrir, con la mirada ilusa y maravillada de un niño lo que había a mi alrededor. La época de tocarlo todo con los dedos, de llevármelo al corazón, de jugar y atisbar ligeramente las grandes cosas. De forjar las amistades que me acompañarían más allá de todo el viaje que estaba emprendiendo, más allá de todo lo que no comprendía. La época en la que lo quería todo. La época en la que aprendí a reir, a llorar, a comunicarme sin palabras, a tocar el corazón de las personas con una mirada. Fue mi infancia todo el 2011, y los años que le precedieron. Fue el comienzo de todo, con ellos, conmigo misma, con la decisión que tomé al elegir el camino que quería escoger. Y justo al final de ese año, algo me dijo que era otra época, otro mundo. Quizá fuera como veía las cosas, como las sentía o lo que en mi interior quería, pero algo me dijo que acababa de llegar a parajes nunca pisados antes por mí. Ni por nadie.
Fue el comienzo de una nueva etapa.





2012
Adolescence
El primer paso dentro del camino Into the wild fue cuando cerré los ojos en ese párking, el día 1 de Enero, perdida como estaba por Madrid y al abrirlos, me dí cuenta de que me sentía diferente. Me dí cuenta de que era distinta. Me di cuenta de que, por fín, estaba dirigiéndome hacia donde siempre había querido ir.
Promete ser un año dificil, lleno de cosas maravillosas, de cosas que me romperán el corazón y me lo volverán a construir. De momentos complicados, de gritos, de besos, de no hacer caso, de no arrepentirse nunca, de perder el norte, de desviarse, de parar, de seguir forjándose, de no parar de girar, de convertirse en un puzzle con mil piezas diferentes y de diferentes sitios, lugares y personas. De volverse tan loco como uno pueda aguantar.
De querer hasta que una corriente eléctrica pare el corazón en un instante.