hold me tight, tonight

(0)comments


Adrenaline.

(1)comments

Me encanta imprimir fotografías en las que salimos sonriendo y pegarlas en las páginas izquierdas de mi cuaderno, pintar con colores brillantes nuestros nombres cerca, o lo que quedan de ellos tras esa noche salvaje. Cerrar los ojos y  escucharnos aún sintiéndonos respirar en medio de esa marea de gente, con el ritmo frenético de la música siguiendo a esa bomba de relojería que suponen nuestros corazones, capaces de estallar en cualquier momento, capaces de hacernos saltar por los aires y destrozar todo a nuestro alrededor. Y así eramos, capaces de todo si perdíamos solo un poco el control. Sabíamos robárnoslo entre nosotros, provocarnos con solo un roce intencionado, una mirada mal disimulada, una palabra dirigida a retarnos y no querer perder el juego.

Pero lo nuestro era más que un juego, lo nuestro era nadar en el cosmos que suponía la vida. Tirábamos soles a nuestros tejados, y si nos sentíamos mal nos dejábamos flotar en el polvo de la nebulosa D-19 para perdernos y reencontrarnos tiempo después, manchados por completo y borrachos de ginebra. Pero aún había hueco para un trago más cuando estabamos al borde de morir, ¿verdad? Aún uno más, ése que aún en el final, nos mantendría juntos y vivos, salvándonos de la autodestrucción y del final de nuestro tiempo.
Nos daría diez meses más para vivir, para encontrarnos y de pronto, volver a beber ese vaso que tiene nombre de final, y correr para esquivarlo una vez más mientras nuestras voces se funden en el aire, rizándose como el humo de nuestros cigarros y el calor de nuestros cuerpos.

Porque siempre estábamos ahí, lo quisieramos o no. Quisieramos huir o quedarnos, y eso era lo precioso de nosotros, que no podíamos irnos porque en el fondo no queríamos. Sentíamos morir si pensabamos en ello. Y aún y con todo, te llamaba en las noches de Diciembre preguntándote que tal en Suecia, y me decías que criabas a mi oso polar (se llamaba Ritchie, siempre lo supe) y tomabas un café mirando por la ventana. Pese a que escuchaba voces detrás de tí, sonreía y me quedaba un minuto en silencio. Nunca decíamos que nos echábamos de menos, pero ambos lo hacíamos. Muchísimo. Aunque quisieramos alejarnos algo nos ataba, y era la adrenalina que sentíamos correr entre, y dentro de nosotros cada vez que nos tocábamos, o nos mirábamos si quiera. Era la inmensidad que nos rompía al estar juntos, incluso cuando estabamos cansados de vernos.

Esa sensación que te dice "el mundo es mío y te lo voy a regalar a cambio de cien vidas más".

Lo único que nunca supe fue... ¿Aceptaríais eso?


Aunque sea en "singular" muchas veces, está dedicado a Last Generation.








I WILL NEVER FORGET WHAT MEANS 
'WILD WORLD'

breaking the reality

(0)comments

Al final acababa encontrándola. Correr alrededor del mundo, cruzar océanos y vivir en ciudades solo le recordaba que algún día volverían a encontrarse. La libertad era un trago fuerte como el tequila que aprovechaba hasta el fondo, invitando, sentada en la barra un bar (y le daba igual cual) a cualquiera que quisiera sentarse a su lado, mirar en sus ojos y contarle una historia sin principio ni gloria. Era capaz de hacer sentir esa misma libertad, esa rotura de los contornos de la realidad y del cuerpo mismo con tan solo un par de frases mal dichas, pero llenas de sonrisas. Pensaba que podía acabar en cualquier sitio porque sin prisa para volver no hay miedo para irse y quizá podías acompañarla si compartías con ella un cigarro.

Dormía de madrugada, y por la mañana, y se levantaba cuando todo se estaba poniendo, con el pelo revuelto y largo y el sol del atardecer calentándole los muslos y la tripa. Miraba intensamente y podía hacer arder cualquier cosa con un solo beso.
Pero, al final, siempre acaba encontrándola. Salía del bar abrochándose la chaqueta y con la mirada baja, enrrollada en una bufanda que no era suya ni olía a ella. Huir por entre las calles llenas de gente, chocándose constantemente con voluntades ajenas y más fuertes que la suya solo le llevaba al mismo punto de siempre. Al mirarla veías la lucha en sus ojos, la veías más guapa que nunca, más valiente que nunca, feliz, porque ella era así. Pero al irle a dar un beso notabas sus mejillas mojadas y sus manos temblaban. O quizá no lo notaras y ella tirara de tí como siempre hacía llevándote un paso más allá de donde pretendías ir.

 Pero de cualquier manera estaba allí, con ella, haciéndola sentir cosas que nunca quiso recordar, sentada en el suelo y la espalda en la pared, con el café frío en las manos y colillas en un cenicero lleno. Dejando pasar las horas, vencida momentáneamente, cerrando los ojos y recogiéndose, cansada, el pelo con las manos. Intentando encontrar una vez más los motivos por los que caminar por ese pasillo de napalm inflamable.

Y quién la acompañara.



take my hands...

(0)comments

look my eyes, i'll show you other world.

come with me

(0)comments

today i just wanna fight and be loved.

19.


give me more happiness

(0)comments

si dijera que puedo explicarlo os mentiría. ayer estuve hasta tarde viendo una serie, después, me puse a buscar información sobre los actores y me di cuenta de que la protagonista tenia solo 22 años. sentí algo extraño. fue como decir: dios mío, solo tiene 4 años más que yo y mírala dónde está ¿cómo es posible? ¿qué es lo que ha hecho? evidentemente, ser actriz no es lo mío, pero no me refería a eso. me refería a donde está ahora, a ese devenir de días, llenos, repletos de personas, de sucesos, de trabajo, de agobio, de días en los que poder descansar, de poder echar de menos, de ser feliz, de llorar, de irse de vacaciones, de amar... es UNA VIDA. voy a ser sincera. llevo tiempo esperando la "gota que colma el vaso" de mi felicidad, porque llega un momento en el que se vuelve estático, en la cima de esa canción que nunca acaba. pero lo necesitas, necesitas ese momento que hace estallar absolutamente todo, to-do. que vuelve a vaciar tu vaso, que vuelves a llenarlo de momentos, de sentimientos, de emociones... no sé si tengo que buscarlo yo o vendrá según siga viviendo, o una mezcla entre ellas.

es extraño ser feliz y cansarte de una felicidad estática. pero tengo ganas de esos momentos que te erizan la piel, de esas conversaciones que casi te hacen llorar. si dijera que no estoy bien también os mentiría. lo estoy, estoy realmente bien. simplemente echo de menos algunas cosas, y quiero conseguir otras.
ahora mismo no sé por donde empezar, a parte de hacer lo que pueda con mi alrededor. quiero llegar más lejos, muchísimo más. mirarme y decir: joder, estoy orgullosa de mí misma. a ver, no me entendais mal; lo estoy. estoy orgullosa de cómo soy y de lo que puedo hacer... lo que quiero ahora es hacerlo. descubrir el qué y el cómo. 

ahora mismo tengo ganas de llorar pero no de tristeza, si no de emociones contenidas, y la mayoría buenas. y me encanta eso.
probablemente os necesite, chicos. 
sé que os tendré, o al menos eso espero. solo necesito tiempo para averiguar todo lo que quiero saber.
mientras tanto seguiremos viviendo, juntos, como hasta ahora.
tengo ganas de decirnos el mundo,
tengo ganas de gritar,
de regalarnos galaxias.

es solo que... me estoy agobiando.

with love, D