remember that.

(1)comments

just gonna stand there and watch me burn
because i love the way it hurts,
because i still loving
and smiling
for myself.

together, we move mountains, let's not make mountains out of molehills, 
you hit me twice, yeah, but who's countin'? 
but together, we'll live forever.








because day by day, i can't stop smilling thinking how wonderful is my life and myself. because i love them in the best and the worst way, because when they touch me i can scream at them not touch me, but if they go, i'm go like a lost puppy. because i have an apettite of destruction but i love everything so much, even if myself is destroyed and my heart left. even when the sky become only black. even when my face is wet for my dry tears. even if they hurt me or broke the reality, promises, the future. even if i burn off your car, your eyes, your life. even if the war is inside of me or behind of us. even i'm drunk and i scream "fuck you" or white it with sparkling lights in the air, giving you myself, my own, everything.
because i can be difficult, egoist, problematic, confused, crazy... but, believe my honey when i say what everything that i have is yours.





i'll do...

(1)comments

Para antes de que termine el año quiero:

  • SORPRENDER A ALGUIEN.
  • HACER UN VÍDEO.
  • BUY A GUITAR
  • LEARN SOMETHING NEW ABOUT MYSELF.
  •  QUE ME LATA EL CORAZÓN TAN RÁPIDO QUE PIENSE QUE SE VA A ROMPER.
  • DO SOMETHING THAT I NEVER DID BEFORE. 
  • HACER SENTIR A LOS QUE AMO, WHAT I FEEL. AT LEAST A BIT PART THAT I DO 
  •  BUY A DRESS AND FEEL THAT I'M A GODDESS. 
  •  GET 19 KISSES.  
  •  FEEL THE LOVE {WITH FRIENDS OR LOVER?} 
  •  SCREAM LIKE A WOLF. 
  •  GIVE A PRESENT. 
  •  MAKE YOU LOVE ME MORE THAT YOU DO RIGHT NOW.




Today is about me, sweetheart.

(0)comments

Today i wanna speak about me and things i like and love about me. Are u ready?










Today, sex on fire.











Desire M. García







¿Qué es lo que me gusta de mí? Si me paro a pensarlo son más de las que me esperaba. Son más de las que me hubiera gustado imaginar porque a veces al menos mi realidad, supera la ficción.

Me gustan mis ojos y la expresividad que tienen, puedes entender mundos a través de ellos. Me gusta la capacidad que tengo para inventar mundos que a los que no esperábamos llegar, y enamorarnos de ellos, me gusta cuando me río y no puedo parar, a veces con el punto nostálgico de una niña y otras con la picardía de una mujer. Me gusta cuando me pinto los labios de rojo, y cuando no puedo dejar de sonreir por eso. Me gusta por la empatía de la que puedo llegar a hacer gala, mi capacidad de comprensión, las ideas absurdas que se me ocurren de vez en cuando, pero que funcionan, y que nos gustan. La habilidad que tengo y por la que puedes pasar horas a mi lado, a veces hablando y a veces en silencio sin cansarte (o al menos no demasiado). Me gustan las cosas que salen cuando cojo una cámara, me gusta cuando estoy contenta y no dejo de hablar, o de decir cosas. Me gusta cuando invito a la gente a cenar y me siento contenta cuando vacían mi casa. Me gusta la confianza que tengo a quienes la merecen, la sinceridad con la que trato de vivir, las rayadas que de vez en cuando me dan y al final, se solucionan riendo. Porque no son más que eso. Me gusta mi positividad, lo contagiosa que puede ser, el hecho de que (casi) siempre tengo una palabra en la boca que decir, para reirnos, para confortar o simplemente para pasar el rato.

Me gusta cuando me veo guapa y los demás también lo hacen, la sensación de conectar con el mundo. La posibilidad de hacer inolvidable una noche, o todas las que estés conmigo. Que, cuando os doy un cigarro, os estoy haciendo una promesa nunca dicha; la de que igual que he estado ahí para darte eso, voy a estar ahí para darte todo lo que puedas necesitar, incluso vida. Me gusta ser de las últimas en querer irme de las fiestas, en que siempre estoy dispuesta a cometer cualquier locura si compartimos el momento, o lo que me puedo adaptar a las situaciones. Me gusta mi carácter abierto y desafiante. 
El hecho de que yo siento, y creo que hago sentir, que si me dices "ven", lo dejo todo. Y a veces no hace falta decirme "ven", porque lo entiendo, y tú lo entiendes y lo queremos. 

Me gusta cuando estoy borracha, y cómo me comporto, y como soy brutalmente sincera y emocional, y río y soy feliz, y me cabreo y lloro con una intensidad que da miedo. Y cómo hago sentir mi felicidad. Me gusta cuando abrazo, o me tiro encima de alguien, o rompo las barreras del "pseudo-sexo" y "amistad" y os pido besos, os doy besos, o me lam... Yeah, you know (y me gusta cuando parezco destroyer en la cama, sabes lo que te espera). Me gusta cuando os abrazo si dormis conmigo, lo pesada que me puedo poner a veces y el sentimiento de culpabilidad después, porque os quiero y os valoro. Lo mucho que os puedo dar, lo mucho que os puedo ofrecer. El hecho de que no importa la hora o el lugar, correré a verte si lo necesitas. Lo egoista que soy a veces y lo tonta que me pongo para que me digas cualquiera de estas cosas.

Pero sobre todo me gusta que al prometerte el infinito, un mundo salvaje and happiness, SÉ que puedo dártelo.
Sé que cuando te lo prometo todo, tendrás aún más.


¿Y tú, se te ocurren más cosas?


A VECES HAY QUE QUERERSE PARA SENTIR QUE TE QUIEREN Y MÁS AÚN SI TIENES MIL MOTIVOS PARA HACERLO..

Y muchos de mis mil motivos, son gracias a vosotros.
Os quiero, y lo sabéis.







(0)comments




Te escuché cuando no me decías nada, me reí cuando compartimos una vida y ahora que es cuando necesito que me hables, solo escucho latidos lentos y débiles. Despierta, corazón.

hold me tight, tonight

(0)comments


Adrenaline.

(1)comments

Me encanta imprimir fotografías en las que salimos sonriendo y pegarlas en las páginas izquierdas de mi cuaderno, pintar con colores brillantes nuestros nombres cerca, o lo que quedan de ellos tras esa noche salvaje. Cerrar los ojos y  escucharnos aún sintiéndonos respirar en medio de esa marea de gente, con el ritmo frenético de la música siguiendo a esa bomba de relojería que suponen nuestros corazones, capaces de estallar en cualquier momento, capaces de hacernos saltar por los aires y destrozar todo a nuestro alrededor. Y así eramos, capaces de todo si perdíamos solo un poco el control. Sabíamos robárnoslo entre nosotros, provocarnos con solo un roce intencionado, una mirada mal disimulada, una palabra dirigida a retarnos y no querer perder el juego.

Pero lo nuestro era más que un juego, lo nuestro era nadar en el cosmos que suponía la vida. Tirábamos soles a nuestros tejados, y si nos sentíamos mal nos dejábamos flotar en el polvo de la nebulosa D-19 para perdernos y reencontrarnos tiempo después, manchados por completo y borrachos de ginebra. Pero aún había hueco para un trago más cuando estabamos al borde de morir, ¿verdad? Aún uno más, ése que aún en el final, nos mantendría juntos y vivos, salvándonos de la autodestrucción y del final de nuestro tiempo.
Nos daría diez meses más para vivir, para encontrarnos y de pronto, volver a beber ese vaso que tiene nombre de final, y correr para esquivarlo una vez más mientras nuestras voces se funden en el aire, rizándose como el humo de nuestros cigarros y el calor de nuestros cuerpos.

Porque siempre estábamos ahí, lo quisieramos o no. Quisieramos huir o quedarnos, y eso era lo precioso de nosotros, que no podíamos irnos porque en el fondo no queríamos. Sentíamos morir si pensabamos en ello. Y aún y con todo, te llamaba en las noches de Diciembre preguntándote que tal en Suecia, y me decías que criabas a mi oso polar (se llamaba Ritchie, siempre lo supe) y tomabas un café mirando por la ventana. Pese a que escuchaba voces detrás de tí, sonreía y me quedaba un minuto en silencio. Nunca decíamos que nos echábamos de menos, pero ambos lo hacíamos. Muchísimo. Aunque quisieramos alejarnos algo nos ataba, y era la adrenalina que sentíamos correr entre, y dentro de nosotros cada vez que nos tocábamos, o nos mirábamos si quiera. Era la inmensidad que nos rompía al estar juntos, incluso cuando estabamos cansados de vernos.

Esa sensación que te dice "el mundo es mío y te lo voy a regalar a cambio de cien vidas más".

Lo único que nunca supe fue... ¿Aceptaríais eso?


Aunque sea en "singular" muchas veces, está dedicado a Last Generation.








I WILL NEVER FORGET WHAT MEANS 
'WILD WORLD'

breaking the reality

(0)comments

Al final acababa encontrándola. Correr alrededor del mundo, cruzar océanos y vivir en ciudades solo le recordaba que algún día volverían a encontrarse. La libertad era un trago fuerte como el tequila que aprovechaba hasta el fondo, invitando, sentada en la barra un bar (y le daba igual cual) a cualquiera que quisiera sentarse a su lado, mirar en sus ojos y contarle una historia sin principio ni gloria. Era capaz de hacer sentir esa misma libertad, esa rotura de los contornos de la realidad y del cuerpo mismo con tan solo un par de frases mal dichas, pero llenas de sonrisas. Pensaba que podía acabar en cualquier sitio porque sin prisa para volver no hay miedo para irse y quizá podías acompañarla si compartías con ella un cigarro.

Dormía de madrugada, y por la mañana, y se levantaba cuando todo se estaba poniendo, con el pelo revuelto y largo y el sol del atardecer calentándole los muslos y la tripa. Miraba intensamente y podía hacer arder cualquier cosa con un solo beso.
Pero, al final, siempre acaba encontrándola. Salía del bar abrochándose la chaqueta y con la mirada baja, enrrollada en una bufanda que no era suya ni olía a ella. Huir por entre las calles llenas de gente, chocándose constantemente con voluntades ajenas y más fuertes que la suya solo le llevaba al mismo punto de siempre. Al mirarla veías la lucha en sus ojos, la veías más guapa que nunca, más valiente que nunca, feliz, porque ella era así. Pero al irle a dar un beso notabas sus mejillas mojadas y sus manos temblaban. O quizá no lo notaras y ella tirara de tí como siempre hacía llevándote un paso más allá de donde pretendías ir.

 Pero de cualquier manera estaba allí, con ella, haciéndola sentir cosas que nunca quiso recordar, sentada en el suelo y la espalda en la pared, con el café frío en las manos y colillas en un cenicero lleno. Dejando pasar las horas, vencida momentáneamente, cerrando los ojos y recogiéndose, cansada, el pelo con las manos. Intentando encontrar una vez más los motivos por los que caminar por ese pasillo de napalm inflamable.

Y quién la acompañara.



take my hands...

(0)comments

look my eyes, i'll show you other world.

come with me

(0)comments

today i just wanna fight and be loved.

19.


give me more happiness

(0)comments

si dijera que puedo explicarlo os mentiría. ayer estuve hasta tarde viendo una serie, después, me puse a buscar información sobre los actores y me di cuenta de que la protagonista tenia solo 22 años. sentí algo extraño. fue como decir: dios mío, solo tiene 4 años más que yo y mírala dónde está ¿cómo es posible? ¿qué es lo que ha hecho? evidentemente, ser actriz no es lo mío, pero no me refería a eso. me refería a donde está ahora, a ese devenir de días, llenos, repletos de personas, de sucesos, de trabajo, de agobio, de días en los que poder descansar, de poder echar de menos, de ser feliz, de llorar, de irse de vacaciones, de amar... es UNA VIDA. voy a ser sincera. llevo tiempo esperando la "gota que colma el vaso" de mi felicidad, porque llega un momento en el que se vuelve estático, en la cima de esa canción que nunca acaba. pero lo necesitas, necesitas ese momento que hace estallar absolutamente todo, to-do. que vuelve a vaciar tu vaso, que vuelves a llenarlo de momentos, de sentimientos, de emociones... no sé si tengo que buscarlo yo o vendrá según siga viviendo, o una mezcla entre ellas.

es extraño ser feliz y cansarte de una felicidad estática. pero tengo ganas de esos momentos que te erizan la piel, de esas conversaciones que casi te hacen llorar. si dijera que no estoy bien también os mentiría. lo estoy, estoy realmente bien. simplemente echo de menos algunas cosas, y quiero conseguir otras.
ahora mismo no sé por donde empezar, a parte de hacer lo que pueda con mi alrededor. quiero llegar más lejos, muchísimo más. mirarme y decir: joder, estoy orgullosa de mí misma. a ver, no me entendais mal; lo estoy. estoy orgullosa de cómo soy y de lo que puedo hacer... lo que quiero ahora es hacerlo. descubrir el qué y el cómo. 

ahora mismo tengo ganas de llorar pero no de tristeza, si no de emociones contenidas, y la mayoría buenas. y me encanta eso.
probablemente os necesite, chicos. 
sé que os tendré, o al menos eso espero. solo necesito tiempo para averiguar todo lo que quiero saber.
mientras tanto seguiremos viviendo, juntos, como hasta ahora.
tengo ganas de decirnos el mundo,
tengo ganas de gritar,
de regalarnos galaxias.

es solo que... me estoy agobiando.

with love, D



i just gonna say...

(2)comments




| TONIGHT | and ever.



Ey dear.

(0)comments

http://ed-geofdesire.blogspot.com/search?updated-max=2011-09-09T16%3A28%3A00%2B02%3A00&max-results=1


I think i'm gettin crazy.



fire of life

(0)comments














The fire is burning inside.

effy.

(0)comments





Me enseñó tantas cosas que no sabía que había aprendido que ahora, cuando las siento, pienso que no podía ser posible. Pero lo es y por encima de eso, es aún más grande.
A veces da miedo lo mucho que lo comprendes, volverse loca de felicidad, pero sobre todo, lo real que es y lo lejos que eso puede llevarte. Porque eres totalmente real y mi realidad es demasiado inmensa como para predecirlo. Demasiado grande. La amo, la amo tanto que siento que en cualquier momento puedo estallar. Por completo. Como un jodido cosmos metido en una botella de vodka frío. Al beberlo sientes que todo tu cuerpo arde y te vuelve loco de un modo impredecible y absolutamente precioso.



With love,
D.

Amsterdam 2011. When everything start and never stop.

(1)comments

Sentirlo es como si corriente eléctrica circulara por tus venas, quererlo es quererlo todo, vivirlo es alcanzar el infinito y el todo y poder tocarlo con las manos.

No hacía falta entender con palabras, era mirar a los ojos y reír descaradamente, complicidad en los movimientos, vidas compartidas con cada cerveza. Horas ganadas en esa terraza que sabía a libertad y felicidad. Perder la razón poco a poco, entrelazar manos, abrazos, bailar. Salir. Fumar. Descubrir que algo ha cambiado, que no va a volver, que todo empieza ahora y no hace falta pero lo haces, prometes y te prometen que nunca va a parar. Sientes como todo gira más deprisa, como te desbordas de cosas que no puedes explicar porque superan a las palabras, asique gritas con fuerza. Amistad. Admiración por todo. Ver la gente pasar, querer a cada una de ellas. Otro mundo.

Amsterdam '11 (Preview)

(0)comments




Ni con un par de días podría decir algo coherente.
Allí donde empezó todo.

With love, D.

Allí dónde solíamos gritar.

(1)comments

Realmente nadie sabe donde empezó todo, solo los que lo conocen. Pero tampoco hacía falta. Se hicieron promesas, se dijeron que iban a ser su "cosa segura" cuando parecía que nada lo era, y eso les valía. Él le prometió que estaría siempre ahí para acabar sus cigarros, esas caladas que llevan su inicial. Ella le prometió que le acompañaría al fin del mundo, ya fuese al norte, o a hacer la ruta 66 con "Kings of leon" de fondo.
Se prometieron mil noches detrás de una casa de brujas. Ellos,una botella de Vodka, una cajetilla de cigarros y la noche como compañía. Sabía que les quedaban mil promesas que hacer y otras tantas que romper, sin miedo.



That's it, them.

I'm leaving.

(1)comments

I'm leaving this place for ten days.



I'll miss you, world.










P.D: Beach, Sun, Night and Sea.

Ella, again

(3)comments

Esta noche no mira al cielo, ha mirado más lejos y se ha visto reflejada en el infinito. El sol ha huído de ella y la luz de neón le ha mordido la piel. A cambio de un beso ligero le han dado dos botellas de alcohol que se ha bebido a sorbos que quemaban durante tres horas. Pero no sola. Cuando se ha querido dar cuenta, se estaba riendo y contando cosas a medias verdades. La otra mitad se la descubrían con mirar en sus ojos salvajes. Llevaba el pelo enmarañado, ebrio de promesas, largo y suave cuando conseguías tocarlo, antes de que ella te mordiera. Después del mordisco te besaba la mano y no decía nada. Te invitaba a un cigarro y te pedía bailes. Sabía lo que pensabas y te lo susurraba al oído cuando te acercabas. Te retaba a subir más alto, por los paneles de la luz y el escenario hasta el final donde te quedabas suspendido sintiéndote algo más entre todas esas personas. A veces la luz escapaba de su cara, pero sabías que estaba sonriendo. Te acercaba una mano desde el otro lado que no podías tocar y sin embargo, sentías el calor en las llemas de los dedos. Te hacía perder todo lo que no querías tener. Los segundos parecían minutos. Se descalzaba y corría por la carretera mojada perdiéndose entre la niebla y sorprendiéndote metros más allá, con una mueca que quería decir "te estoy esperando y siempre lo haré". Ella no conocía qué era siempre, y sin embargo, lo que entendía resultaba absolutamente real. Era su siempre, y el nuestro. Cuando la perdías solías encontrarla sentada en una acerca cercana, fumándose un cigarro con una mano en el pelo y el humo elevándose con ella. Te hacía sitio y te contaba sus intenciones. Que no la olvidaras, y que tampoco olvidaras esa noche.

Creeme, siempre lo conseguía.






SE NOS HA IDO LA OLLA POR COMPLETO,
Y NOS CREÍAMOS QUE ESTABAMOS CUERDOS.
QUE MÁS DARÁ, SI NO LO ENTIENDEN SON ELLOS...
NOSOTROS SOMOS LUZ, Y ELLOS ESTÁN CIEGOS.



.

Ella.

(4)comments








Lo consume en unas pocas bocanadas de aire. Siente calor en los dedos, y casi le quema. Lo tira al suelo y tras un par de segundos lo pisa con las botas de cordones. Coge el bolso que está tirado a su lado, rebusca en él y saca otro. Pero no lo enciende, sigue mirándolo hasta que levanta la cabeza. Frente a ella, un chico moreno la está mirando y sospecha que lleva un buen rato haciéndolo. Le mira fijamente y él se acerca entendiéndola perfectamente. Ella no se levanta y al final, él se agacha hasta su altura. Ella se lleva el cigarro a la boca y baja la cabeza haciendo hueco con las manos para protegerse del aire y que el mechero prenda. La mano de él le hace levantar la barbilla, y le quita el cigarro de los labios. Lo enciende por ella, y la primera nube de humo la da en la cara. La segunda, le roza los labios. La tercera le llega dentro, junto con el beso de un desconocido. Ella le empuja levemente y le quita el cigarro, fumando por sí sola. Le empuja más fuerte hasta que le hace caer al suelo. Y se miran durante unos minutos. Ella, a sus ojos oscuros. Él, a sus ojos brillantes. Y el cigarro entre ellos quemándose por la fuerza de las emociones que llevan dentro.

Al final ella se ríe. Él la invita a salir. Nunca se dijeron los nombres, él la llamaba Pequeña, porque le hacía de rabiar y ella a él C, porque se negaba a gastar más aliento en pronunciar su nombre (probablemente derivase de cabrón, cigarro, cama o cualquier locura de las que ella pensaba). Salieron hasta que amaneció. Dejaron de escuchar sus voces porque ya no oían nada. Cuando ella se subió a la espalda de él, su pelo largo le acarició el cuello y le contó cosas que ella jamás hubiera dicho en voz alta. No hizo falta porque después, se las susurró al oído.

Lolita and others outs of mind.

(1)comments

Photobucket










And, tomorrow it's time to kill the night.









My feelings to tomorrow is that we gonna kill the night. Maybe, something will be die but, who cares? We know it will be better the next day, different but our. We know what's happening now but not tomorrow, or this night. I want drink, dance, lost my mind and my heart in Zombie alone or with you but i want found one hundred of experiences and maybe, some new smell. I want that this become in something better, more awesome and strong.
And music, lights and alcohol.
Go out to smoke and laught until breath out.
Stolen kiss.
Stolen lifes.
(1)comments

A veces me preguntan que por qué hago lo que hago. ¿No entienden que si me lo planteara, volvería a hacerlo sin dudarlo, todavía más fuerte?

Wild World

(1)comments

Le gustaba sentarse al borde de la cama, dejar los pies colgando y pasarlos una y otra vez por la lana de la alfombra. Le hacía sonreir. Le recorría un escalofrío por la piel, la risa que nunca dejaba escapar le mordía desde dentro. Y no podía evitar dejar escapar el aire en una única carcajada contenida. Era el mismo juego entre las dos, y ninguna perdía nada al ser derrotada. Siempre ganaban.
Después se levantaba, paseaba la vista acostumbrada por los libros y ninguno acababa de llamarle la atención. De lo que tenía ganas era de voz en los oídos.
Los minutos pasaban, y ella seguía de pie sobre la alfrombra de lana con los ojos cerrados y sin pensar en nada. Un deseo empezó a formarse en ella. Lo siguió. Poco después abrió los ojos y vio el techo blanco que no impedía ver el cielo, al menos para ella. En su mano, había humo. En su boca había humo dulce. Respiró fuertemente, hasta que el espacio de sus pulmones se llenó a reventar. Todavía no quería soltar el aire. Estaba tumbada. El sonido de un saxofón se abrió lentamente paso por el espacio que separaba su casa de la calle de enfrente. Se quedó escuchando las notas que poco a poco iban naciendo solo para ella hasta que, cogiendo velocidad, formaban su canción. Una canción anónima de la que no conocía el autor, ni la letra. Pero eso no le impedía inventarla ella misma. Cada vez que el saxofón cobraba vida se entretenía imaginando a su vecino. Al principio, imaginaba sus labios pegados al instrumento, sus ojos misteriosos cerrados haciendo un esfuerzo para sacar sonidos de él, sus manos acariciándolo lentamente y presionando suavemente, pues sabía perfectamente que no podía empezar de ninguna otra forma. Porque ésa era su historia. La del saxofón, la del chico misterioso y la de la chica del humo.
Ella dejó que la música la guiara. Abrió los ojos y dejó escapar el aire, acompañada en todo momento por él.
El humo empezó a tomar formas que conocía perfectamente, formas de rostros, de cuerpos, de manos, de voces.
Levantó las manos y pasó sus dedos por el humo, acariciándolo como un viejo amigo. Como siempre, no pudo aferrarlo. No se preocupó demasiado. Volvió a expulsar humo, esta vez con mayor fuerza. Volvió a entrelazar sus dedos con él. Volvió a escaparse.
Las últimas notas de su canción le besaron los labios. Ella miró el humo, volvió a escaparse.
Entonces, lo dejó ir.

Se levantó despacio de la alfombra, abandonando su humo allí y acercándose a la ventana. Se puso de puntillas para ver mejor. Vio como una figura se movía detrás de las cortinas de la casa de enfrente. Apoyó sus manos en el alfeizar y se quedó mirando un rato.
Él no se volvió, ni abrió la ventana y tampoco volvió a tocar la canción.
Ella sonrió, notando como la vida continuaba y ella corría detrás, disfrutando de cada paso. Sin moverse de allí, llegando hasta los confines del mundo. Volando sobre ciudades.

Se acordó del humo y se dio la vuelta, mirándolo con el ceño fruncido.
Lo guardó todo y se pintó los labios. Cogió el bolso, las llaves y dejó el movil en la alfombra. Al bajar, se puso las botas y salió a la calle, con la música de su canción en los oídos y el beso en los labios pintados.
Que el mundo no fuera suyo no le impedía moverse por él como si lo fuera.

El movil no sonó en toda la noche. De haberlo hecho, ella no hubiera estado allí para responder.